The American Association of Endocrine Surgeons, Patient Education Site

¿Cómo se realiza la cirugía suprarrenal?

¿Cuáles son las posibles complicaciones?

General
En general, la tasa de complicaciones son significativamente mayores en la cirugía abierta en comparación con los procedimientos laparoscópicos. En la cirugía abierta, las complicaciones más comunes son los problemas pulmonares y ocurren en aproximadamente el 6% de los pacientes. Éstas incluyen la neumonía y las atelectasias (colapso de los espacios en los pulmones que transfieren el oxígeno a la sangre). La infección de la herida ocurre en aproximadamente el 3%. El riesgo de infección y/o los problemas de cicatrización de la herida son mayores en los pacientes con síndrome de Cushing. El sangrado postoperatorio es una complicación rara pero posible después de la cirugía. El riesgo de requerir una transfusión de sangre es mayor después de una adrenalectomía abierta que después de una laparoscópica. Cualquier cirugía en el abdomen puede ocasionar un íleo (una condición en la que los intestinos "duermen" y no funcionan normalmente durante un período de tiempo), que va a mejorar en pocos días o en pocas semanas. Cualquier operación en el abdomen puede causar la formación adherencias (es decir, el tejido cicatrizal) y éstas puede causar una obstrucción intestinal en el futuro. Esta obstrucción puede ocurrir poco después de la cirugía o después de muchos años. Por último, la adrenalectomía como otras cirugías puede causar la formación de coágulos de sangre en las venas de las piernas que pueden desprenderse y viajar a los pulmones. Algunas medidas, tales como las inyecciones de un anticoagulante leve (usualmente heparina) y el uso de medias que aprietan periódicamente las piernas, se pueden tomar para reducir este riesgo. El riesgo de formar este tipo de coágulos de sangre es mayor en pacientes con tumores que producen un exceso de cortisol y en aquellos con cáncer.

Insuficiencia suprarrenal
La insuficiencia suprarrenal es un problema que amenaza la vida, donde el cuerpo no produce suficiente cortisol. Esta complicación puede ocurrir en pacientes con el síndrome de Cushing, donde la otra glándula suprarrenal no produce suficiente cortisol porque ha sido suprimida por el tumor o en pacientes que han tenido una adrenalectomía bilateral (es decir, las dos glándulas suprarrenales han sido removidas) y que no reciben la suficiente cantidad de esteroides post- operativamente. Los síntomas de esta condición incluyen malestar general, náusea, vómito y confusión. Los pacientes en esta situación pueden requerir medicamentos esteroides hasta un año después de la cirugía y aquellos que tuvieron una adrenalectomía bilateral requieren estos medicamentos de por vida.

Lesión a los órganos circundantes
En raras ocasiones, los vasos sanguíneos u órganos cercanos a la glándula suprarrenal pueden lastimados. En el lado izquierdo, el bazo es el órgano lesionado con mayor frecuencia y solo ocurre el 1,5 % de los pacientes, pero puede requerir la extirpación del bazo. Si se extrae el bazo el paciente deben ser vacunado después de la cirugía. La cola del páncreas y los vasos sanguíneos que irrigan el riñón también están en riesgo de ser lesionados durante la cirugía en el lado izquierdo. El daño a los vasos sanguíneos que irrigan el riñón puede resultar en hipertensión (presión arterial alta). En el lado derecho, el hígado y el duodeno (la primera parte del intestino delgado ) están en riesgo de ser lesionados.

back to Top


FIND AN EXPERIENCED SURGEON NEAR YOU

Find an Experienced Endocrine Surgeon

VISIT OUR PATIENT RESOURCES PAGE

Visit Endocrine Patient Resources Page