The American Association of Endocrine Surgeons, Patient Education Site

Tumores neuroendocrinos pancreáticos: Gastrinoma

¿Cómo se hace el diagnóstico de un gastrinoma?

El diagnóstico se debe sospechar en base a la presentación clínica y se establece, en casi todos los pacientes, mediante la demostración de una elevada secreción del ácido gástrico basal (BAO) y de una elevada gastrina en ayunas, que es producida por el gastrinoma.  La gastrina es la responsable del aumento de la secreción de ácido que causa la formación de úlceras.  ZES se debe sospechar en el contexto clínico de una úlcera péptica acompañada de diarrea,  de úlcera péptica familiar, de la presencia de una úlcera péptica en lugares inusuales, y de úlceras pépticas que son resistentes o recurren después del tratamiento.  Especialmente se deber sospechar de ZES en pacientes con:

  1. Úlceras pépticas que persisten o reaparecen a pesar del tratamiento para la infección con H. pylori o con antagonistas de los receptores H2 de la histamina
  2. Esofagitis severa
  3. Úlceras duodenales sin la presencia de H pylori

Los gastrinomas pueden comportarse de una manera benigna o maligna.  No está claro que porcentaje de los gastrinomas son realmente malignos.  No hay un criterio microscópico (histológico) que pueda predecir malignidad.  La malignidad sólo se puede establecer en base al comportamiento del gastrinoma que conduce a la presencia de metástasis.  Aproximadamente la mitad de los pacientes tienen un gastrinoma maligno en el momento que se establece el diagnóstico.  Las metástasis se encuentran, generalmente, en los ganglios linfáticos cerca del páncreas y en el hígado.  La metástasis en los huesos se ha reportado en aproximadamente 30% de los pacientes con gastrinoma metastásico en el hígado.  Se han descrito algunos casos en los que se ha encontrado un gastrinoma en los ganglios linfáticos sin evidencia del tumor primario.  Algunos de estos casos, han sido curados mediante la disección de los ganglios linfáticos, lo que sugiere que el gastrinoma no era metastásico sino que se originó como un tumor primario en el ganglio linfático.

El número de gastrinomas encontrados en el duodeno y en los ganglios linfáticos cerca de la cabeza del páncreas es mayor del 50%, de manera que del 65% a 90% de todos los gastrinomas encontrados durante cirugía se localizan en el área de la cabeza del páncreas y el duodeno y no necesariamente en el propio páncreas.  Este hecho es crítico para la detección y localización de la gastrinoma durante la cirugía.  De hecho, los gastrinomas esporádicos en el duodeno pueden ocurrir sin involucrar al páncreas en 25-50% de los pacientes que son operados de ZES.  Los gastrinomas también pueden ocurrir en otros sitios intra-abdominales como el hígado, el estómago, el yeyuno, el mesenterio, el conducto biliar común y el bazo.  La detección temprana de un gastrinoma es importante porque el tamaño del tumor primario ha demostrado ser un factor importante en la predicción de metástasis al hígado.  Las metástasis en el hígado ocurrieron en el 4% de los gastrinomas menores de 1 cm de diámetro, en el 28% de los tumores de 1.1 a 2.9 cm , y en el 61% de los gastrinomas mayores de 3 cm.  Los gastrinomas en el duodeno son malignos y el 48% a 75% de los casos presenta diseminación metastásica.  La mayoría de los gastrinomas en el duodeno son pequeños (80% menor de 1 cm) y la mayoría de los gastrinomas pancreáticos son grandes (70% por lo menos 3 cm), por lo tanto, no queda claro si el tamaño y la ubicación del tumor son predictores independientes.

Aproximadamente el 20 % de los pacientes con ZES tienen MEN-1.  MEN-1 es una enfermedad hereditaria y se caracteriza por tumores en múltiples órganos endocrinos, el hiperparatiroidismo es la anormalidad más común.  La segunda anormalidad más frecuente son los tumores neuroendocrinos del páncreas y se presenta en el 82% de los pacientes con MEN-1; el 57% tienen ZES y el 25% tienen un tumor neuroendocrino diferente llamado insulinoma.  Adenomas en las glándulas pituitarias y suprarrenales son menos comunes.  Pacientes con MEN- 1 y ZES se diferencian de los pacientes con gastrinoma esporádicos ya que la edad de presentación suele ser menor, los tumores son múltiples y frecuentemente pequeños, y tienen una mayor tasa de supervivencia.

Los gastrinomas son más comunes en los hombres (60%) que en las mujeres, la edad media cuando se realiza el diagnóstico es de 45 a 50 años y aproximadamente el 20% tienen MEN-1.  El síntoma de presentación más común en los pacientes con ZES es dolor abdominal (26% a 58%), éste es difícil de diferenciar del dolor causado por otras enfermedades acido pépticas.  Sin embargo, en algunos estudios, una proporción importante de pacientes (14% a 25%) no tienen úlcera péptica o dolor abdominal al momento del diagnóstico.  La diarrea es el síntoma inicial en el 37% al 73% de los pacientes y es el único síntoma en el 15% a 18%. Síntomas en el esófago, anormalidades en la endoscopia, o ambos estuvieron presentes en el 50-70% de los pacientes. Debido a que este grupo de síntomas no es especifico para el diagnostico de gastrinoma y se observa en otras enfermedades más comunes, el diagnostico de gastrinoma debe ser realizado por un especialista, como un gastroenterólogo, a través de una serie de estudios que incluyen exámenes de sangre y endoscopia.

back to Top


FIND AN EXPERIENCED SURGEON NEAR YOU

Find an Experienced Endocrine Surgeon

VISIT OUR PATIENT RESOURCES PAGE

Visit Endocrine Patient Resources Page