The American Association of Endocrine Surgeons, Patient Education Site

Tumores neuroendocrinos pancreáticos: Glucagonoma

¿Cuál es el tratamiento de una glucagonama?

Una cuidadosa preparación es crucial para controlar los síntomas debido al exceso de hormona, y para optimizar la condición del paciente en pro de una exitosa extirpación quirúrgica de un glucagonoma.  La erupción de la piel desaparece en unos pocos días en el 90% de los pacientes que son tratados con un medicamento "somatostatina analógico" (por ejemplo, "octreotide").  Un curso de la nutrición (por vía intravenosa o con suplementos orales o alimentación por sonda) también es beneficioso para aquellos que han perdido una cantidad de peso considerable, y esto también puede ayudar a aliviar la erupción.  El control y manejo de los niveles de azúcar en la sangre es otra consideración importante.  Es importante  recalcar que los pacientes con glucagonomas están en riesgo (hasta un 30% de probabilidad) de desarrollar una trombosis venosa profunda - un coágulo de sangre que tiene el riesgo de embolizar (obstruir) los pulmones (embolia pulmonar) u otros órganos. Por lo tanto, se deben instituir medidas preventivas como la anticoagulación ("diluir la sangre") con medicamentos a base de heparina o Coumadin, o la colocación de un filtro en la vena cava inferior para capturar coágulos antes de que dañen los pulmones.  En el caso de que sea necesaria una esplenectomía junto con la operación de páncreas, las respectivas vacunas se podrian administrar.

El tratamiento primario para un glucagonoma es la extirpación quirúrgica, siendo esta la única opción que ofrece la posibilidad de curación.  La operación involucra la exploración completa del abdomen, ya sea a través de una incisión abierta estándar o laparoscópica, o con una combinación de las dos técnicas. (ver insulinoma).  El cirujano determina la extensión del tumor y con suerte puede removerlo completamente.  Esto incluye definitivamente la parte del páncreas que contiene el tumor y también podría incluir las áreas con "metástasis" (propagación del tumor en otras partes), tales como los ganglios linfáticos locales o segmentos del hígado. Debido a que la mayoría de los glucagonomas se encuentran en la cola o en el cuerpo del páncreas, una "pancreatectomía distal" (eliminación de la parte izquierda del páncreas) es apropiada para la mayoría de los pacientes, y podría incluir la pudiendo la extirpación del bazo.  Como la mayoría de los glucagonomas son malignos, es preferible eliminar completamente el tumor junto con el tejido pancreático normal circundante, en lugar de simplemente "enuclear " (desenterrar) el tumor.  En anticipación de que el paciente requiera inyecciones a largo plazo de octreotide, algunos cirujanos también extirpan la vesícula biliar debido a que el octreotide puede promover el desarrollo de cálculos biliares.  Una "pancreatoduodenectomía" ("Whipple") es necesaria para extirpar un tumor en la cabeza del páncreas, pero este es un lugar poco común.  A menudo, es difícil establecer si un glucagonoma es benigno o maligno basándose únicamente en las características microscópicas.  Por lo tanto, se confirma que un tumor es maligno sólo cuando se le descubre fuera del páncreas,  como por ejemplo en los ganglios linfáticos locales, el hígado, o los pulmones. Alrededor de dos tercios de los glucagonomas son malignos y la enfermedad metastásica es común en el momento del diagnóstico.  La cura es posible si todo el tumor se extirpar quirúrgicamente. Aun cuando el glucagonoma maligno no sea extirpado completamente, la eliminación de la mayoría (> 90%) del tumor permite que un 60% - 80% de los pacientes sobreviva cinco años, y esto controla también los síntomas de un 85% de los pacientes.

back to Top


FIND AN EXPERIENCED SURGEON NEAR YOU

Find an Experienced Endocrine Surgeon

VISIT OUR PATIENT RESOURCES PAGE

Visit Endocrine Patient Resources Page